sábado, 21 de octubre de 2017

Pre-lanzamiento 'Próxima Estación, Conspiración'.


Conocí a Jorge Urreta una soleada mañana en el reino. Un ensordecedor ruido explotó en el jardín de palacio y pronto descubrí el porqué de tal alboroto. Venganza había aterrizado (o más bien, colisionado) en mis dominios con una fuerza arrolladora. Seguramente, esta sea la misma fuerza que demuestra el autor cuando persigue sus sueños. Y es que Jorge Urreta no es ningún novato en esto de hacer literatura, sino más bien todo un veterano que cuenta, entre sus libros, con obras muy exitosas como la ya nombrada Venganza. Por si os lo estabais preguntando, no me he fumado nada del otro jueves. Este párrafo hace referencia al momento en que Jorge Urreta apareció en mi Sala de Espejos para ser entrevistado ➥ aquí

En cuanto a la trayectoria literaria de este autor, primero vio la luz su novela, ¿Quién Dijo Miedo?, finalista del VII premio de relato del portal literario YoEscribo. Le siguió Decisiones, por la cual apostó la editorial salmantina Amarante. Luhu Ediciones también quiso sumarse a la fiesta y le publicó, posteriormente, El Año de la Hortaliza. Y el culmen de su carrera sobrevino con Venganza, editada por Libros.com, un thriller que ha mantenido en vela a muchos de sus lectores. 


Con un rápido vistazo a la biografía de este autor, nos queda clara su proyección de futuro: seguir cosechando novelas de calidad. Desde siempre ha contado con apoyo editorial y también, con un público deseoso de seguir conociendo sus lecturas. Es por ello que muy pronto verá la luz un nuevo libro por el que yo he apostado personalmente: Próxima Estación, Conspiración. Apuesto como lectora, como profesional en la materia y también, como blogger, porque estamos en la época de oro para thrillers sorprendentes como el de Jorge.


Os pongo en situación. Suponed que sois el conductor de un tren y en vuestro rutinario recorrido atisbáis a una figura que corre hacia vosotros tirando piedras al vehículo. ¡Tirad fuerte del freno de emergencia¡ Y, como poco, continuad leyendo qué ocurre en esta historia pinchando aquí:


¿Lo notáis? ¿Notáis el embrujo? Creo que en seguida se aprecia el tono desenfadado que usa Jorge Urreta a la hora de escribir sus libros. Este es uno de sus puntos fuertes, porque el lector conecta rápidamente con la historia y fluye con ella. Si leéis estos primeros capítulos, tenéis que saber algo: el libro aún no ha sido publicado, pero esto tiene una cercana solución. Y queremos que forméis parte de ella. 

Durante estos días, veréis por las redes y blogs literarios multitud de contenido relacionado con esta novela. Podéis manteneros al día a través de la web del autor (aquí), a través del grupo de Facebook destinado para tal fin (aquí) o siguiendo cualquiera de mis redes sociales (lateral izquierdo del blog). Si queréis implicaros más a fondo, podéis enviar un correo electrónico a evafrairo@gmail.com (una servidora) y os informo de cómo podéis proceder (además, Jorge os regala su libro ¿Quién Dijo Miedo? en papel).

¿Qué os parece? ¿Nos vamos de viaje? ;)


martes, 17 de octubre de 2017

Reseña: Doce Pecados del Alma y un Minuto de Redención.

Queridos seguidores, hoy os traigo un precioso libro de la escritora Cristina Pernas. ¡Esta autora visita el blog por cuarta vez! Sin contar con las publicaciones conjuntas donde os he hablado de ella, cuento en la web con una reseña de su primer libro, Las Lunas de Rona (ver aquí), un post sobre curiosidades del mismo, en la sección Reina Curiosa (ver aquí) y una publicación reciente donde os hablaba del pecado que represento (ver aquí) en el juego literario que he organizado para su segunda novela, Doce Pecados del Alma y un Minuto de Redención. Aquí va otra aportación para la que ya forma parte de mi familia real. 



¿Por qué decidí leer Doce Pecados del Alma y un Minuto de Redención? Si habéis leído mi reseña (no tenéis excusa, podéis leerla aquí) de Las Lunas de Rona, sabréis que no acabé de conectar del todo con la novela. Se me hizo pesada en algunos momentos porque para mi gusto, estaba cargada de de detalles superfluos y centrada en personajes que eran para mí unos completos desconocidos. ¿Por qué entonces repetir con una segunda novela que guarda grandes guiños sobre la primera? Porque Cristina apunta maneras. Escribe con mucho sentimiento y sabía que poco a poco iría perfilando su estilo, su intención y su argumento.

¿Cómo es la lectura de Doce Pecados del Alma y un Minuto de Redención? No puedo evitar comparar este segundo título de Cristina Pernas con el primero. Y por ende, no puedo sino ver una evolución considerable. Lo que me entorpecía en la lectura de Las Lunas de Rona eran sobre todo las curiosidades e información innecesaria que a veces frenaban la fluidez del texto. En esta ocasión, esto ya no es un problema. Aunque Cristina sigue siendo una autora curiosa a la que le gusta dar explicaciones acerca de algunas cuestiones, lo hace de un modo mucho más sutil que se camufla con el argumento.

La nueva novela tampoco está enfocada a una trama, sino que sigue siendo una historia de emociones y sentimientos representados por cada uno de sus personajes. Debo reconocer que aunque Doce Pecados del Alma y un Minuto de Redención se puede leer de manera independiente, es aconsejable conocer la historia de Las Lunas de Rona para sentir la profundidad de este reencuentro con los personajes de siempre. Al conocerlos, ya sabes cuáles son sus debilidades, sus miedos y sus esperanzas. En esta obra seguirán evolucionando, pero entiendes mucho más sus actitudes y su forma de enfrentarse a la vida porque ya fueron tus amigos literarios. Ahora Cristina Pernas les planteará nuevos retos. Situaciones cotidianas, pero a la vez, complicadas, surcan las páginas de este libro dando lugar a los doce pecados del alma: oscuridad, envidia, soberbia, ira, ceguera, negación, mentira, celos, olvido, cobardía, miedo y duda.

A pesar de que la trama está ligada completamente al devenir de la vida de los personajes, sí que la autora se ha cuidado de introducir algunos momentos clave que despierten curiosidad. Me he sentido muy satisfecha al encontrar algunos frentes abiertos que protagonistas y lector deben cerrar. De esta manera, se compensa un poco el gran peso que tienen los personajes en el libro.


El ingenio de Cristina Pernas a la hora de plantear sus obras siempre está ligado a una bella metáfora. En el primer libro fueron las fases de la luna para comprender el comportamiento humano y en este, lo serán los doce pecados que ella ha elegido para representar las grietas del alma. ¡Es incluso un ejercicio de introspección para el lector! 

Otra característica propia de la autora es su ahínco por descubrirnos enclaves de nuestro país que tienen luz propia. Tabarca ha sido la elegida en esta ocasión y por cómo la describe, se convierte en destino obligatorio de visita. 

Analizando con perspectiva esta segunda obra de la autora, creo que se pueden atisbar, a grandes rasgos, sus tendencias a la hora de escribir. Cristina escribe con un profundo sentimiento, y se expresa a través de personajes que se acaban convirtiendo en personas. No quiere que un argumento ensombrezca a sus protagonistas, pues el foco está siempre puesto sobre ellos y sobre las situaciones que les toca vivir. Por otro lado, en cada una de sus novelas siempre se plasman aquellas cosas que le apasionan, como la moda, y busca que todo el texto sea una metáfora en sí misma que converja en algo mucho más grande. Al igual que las fases lunares conforman la totalidad de nuestro satélite, aquí los pecados se relacionan unos con otros como manifestación del alma humana presa de ellos. Por último, el estilo narrativo se desarrolla a través de grandes párrafos que albergan los pensamientos y mundo interior de los personajes, a lo que se va sumando también la opinión de un narrador omnisciente. Los diálogos escasean. Y la pluma de la autora es limpia, lírica y profunda.


¿Volvería a leer algo de Cristina Pernas? Cristina, vas por muy buen camino y esta segunda obra me ha sorprendido gratamente. Me has hecho sentir, conectar y también, llevar en muchas ocasiones los episodios hacia mi propia vida. En tus novelas, como ya he dicho, se empiezan a marcar una serie de singularidades que te van a definir como escritora en el futuro. Cuídalas y sigue creando historias que seguro, estaré ahí para leer.

¿Qué es lo que más os llama la atención de este libro? ¡Esta semana me toca devolveros comentarios!

jueves, 12 de octubre de 2017

Reseña: Relatos Espectrales.

Queridos seguidores, hoy me toca hablaros de un genio del terror (y de la novela gótica, la ficción fantástica y cósmica,...) del siglo XX. Heredero directo de Edgar Allan Poe y transgresor de su propia literatura, H.P. Lovecraft ha dejado para la posteridad un abanico de expresiones literarias que hoy se siguen venerando tanto como ayer. De la mano de Vicens Vives, voy a tratar de reseñaros la obra Relatos espectrales que aúna cuatro ejemplos muy concisos de la pluma de Lovecraft. Tomad asiento y disfrutad del espectáculo, pues hay mucho que decir.



¿Por qué decidí leer Relatos espectrales? Hay un debate encubierto sobre si eres de Poe o eres de Lovecraft. En la reseña que realizamos en este blog sobre Edgar Allan Poe (leer aquí), decimos claramente que posiblemente no hubiese existido un Lovecraft sin la influencia de un Poe. Pero personalmente, tampoco creo que se pueda reducir a Lovecraft a la herencia de este otro autor, pues toda su obra supone un paso más allá del que dio Poe. Además, la literatura no puede entenderse sin su contexto histórico y estos autores vivieron en épocas diferentes. Sea como fuere, mi deseo de conocer por fin las obras de Lovecraft, y de tener perspectiva para poder valorar aún más las obras de Poe, me empujó a leer este libro editado por Vicens Vives. Y ha sido todo un acierto.

¿Cómo es la lectura de Relatos espectrales? Una elección muy acertada, como he dicho en el párrafo anterior. Este libro reúne cuatro relatos que te permiten construir una visión acerca de cómo era la literatura de Lovecraft, ya que todos ellos son diferentes entre sí en cuanto a la temática y el género abordado. Sin embargo, también podemos apreciar algunos puntos comunes que caracterizaban a Lovecraft. Vamos a empezar hablando sobre ellos.

Por un lado, una constante en la narrativa de Lovecraft era la adjetivación hiperbólica, es decir, los adjetivos exagerados. Para muchos, esto constituye el gran defecto de Lovecraft, pero en mi opinión, es parte de la actitud que el autor quería otorgar al relato. Este escritor se dedicaba a repetir los mismos adjetivos intensos hasta agobiar al lector. Y al final, es verdad que uno acaba sintiendo claustrofobia estilística.

En relación a las tramas, aunque Lovecraft era un verdadero maestro, en algunas ocasiones estas se hacían previsibles y simplonas, hecho que el autor compensaba con la creación de atmósferas inquietantes. Digamos que Lovecraft pone mucho énfasis en todo lo que rodea a la trama, al igual que lo hacía el máximo exponente de la literatura fantástica clásica: Gustavo Adolfo Bécquer. La verosimilitud de las reacciones de los personajes era también una de las preocupaciones de Lovecraft, pues él quería que sus protagonistas tuviesen respuestas creíbles ante estímulos inquietantes. No quería mostrar el horror directamente (no importaba tanto el componente macabro, coincidiendo nuevamente con Bécquer), sino las reacciones de horror de sus personajes. Y para conseguir este fin, era muy importante la credibilidad.


Por último, no cabe la menor duda de que Lovecraft estaba muy interesado en el mundo oculto y místico procedente de cualquier cultura. Para desentrañar y aprovechar al máximo sus relatos, se requiere cierta formación en contextos históricos, culturas antiguas u otro tipo de conocimientos (como por ejemplo, la psicología de Jung o Freud), o bien, se necesita algún libro con notas al pie de página que permita entender los guiños que va dejando el autor a lo largo de las páginas. La edición de Vicens Vives cumple este cometido.

Y ahora, hablemos de cada uno de los relatos. 

El primero de los relatos es En la cripta. Personalmente, lo considero el relato más simplón y predecible de todos, pero también, el que más se acerca a la influencia gótica. Ambientado en un cementerio, o más concretamente, en una de las tumbas del cementerio, se desarrolla una historia de venganza a lo largo de unas pocas páginas. Una buena manera de empezar suavecito e ir coqueteando con las atmósferas "lovecraftianas". 

El siguiente relato, El ser en el umbral, bastante más extenso, nos traslada al centro de la mitología de Lovecraft, los mitos de Cthulhu. Precisamente, esta nueva expresión literaria (relativa a la mitología) fue lo que renovó el género de terror que había heredado, pues empezó a establecer sus relatos entre el terror y la ciencia ficción, creando lo que posteriormente se ha conocido como la ficción cósmica. Lovecraft, en este relato y en muchos otros relacionados con su ciclo de mitología, mezcla lo sobrenatural con los secretos que pueda albergar el Universo, extrayendo de este último seres intergalácticos desconocidos. El ser en el umbral es una simbiosis inquietante debido al terror que desprende, los retos a los que se enfrentan los propios personajes y a la vez, el sometimiento de la condición humana a los designios de deidades malignas procedentes del cosmos. Pero es que además, El ser en el umbral alberga muchas otras peculiaridades. Por un lado, la historia nos es contada al revés (como el libro de Crónica de una muerte anunciada, ¿lo recordáis?) y por otro, da protagonismo por primera primera vez a una figura femenina. Esta figura femenina quizás sea una proyección de la patológica relación que el escritor mantenía con su madre y su tía, pero cierto es que pocas veces Lovecraft establece el foco de un relato sobre un personaje femenino. Por último, me parece necesario señalar que El ser en el umbral también nos acerca a un caso de vampirización. Y es necesario hacer hincapié en ello porque el género vampírico está tan deformado en la literatura actual, que somos incapaces de atisbar otras expresiones del mismo en relatos que a priori no tienen nada que ver con él. De alguna manera, el personaje femenino de este relato se apropia del cuerpo del hombre con el cual se casa y podemos considerarlo como un acto de vampirización. 



Los gatos de Ulthar nos recuerda directamente a Edgar Allan Poe, y cierto es que Lovecraft hizo suya esta predilección por un animal tan misterioso y venerado como el gato. Es otro relato bastante inquietante que se resuelve en unas pocas páginas, donde además, aparece la mitología egipcia. La única pega que tengo es que una de las ilustraciones que se incluyen en el libro me hizo spoiler. Cosa que también me ocurrió en otra de las historias. Soy muy sensible a estas cosas, y preferiría que no se adelanten imágenes que resuelven ya el final. De hecho, si esto tiene que ser así, ¡prefiero la ausencia de imágenes! 


Por último, Las ratas en las paredes es el relato más simbólico. Haciendo uso de la memoria histórica, de una gran construcción arquitectónica medieval y nuevamente, del ambiente tenebroso, Lovecraft nos va a hablar de la humanidad entera y a la vez, del propio individuo. El heredero de la abadía de Exham se ve empujado hasta las profundidades de la misma siguiendo el molesto sonido de millones de roedores. En ella descubrirá el peso de sus raíces, pero también, el peso de las raíces de toda la humanidad. La parte subterránea de esta abadía representa para mí el inconsciente personal, pero también, la memoria atávica de toda una generación. ¿Acaso nuestra sociedad no está construida sobre la sangre de los crímenes cometidos por nuestros antepasados? Me parece fascinante la doble regresión que sufre el personaje, el doble mensaje y el insultante horror que recae sobre la humanidad. Este relato parece estar influenciado por autores como Carl Gustav Jung, pero también por otros como Edgar Allan Poe (La caída de la Casa Usher). Y, si atendemos a la lengua que refleja el relato, podemos quizás entenderlo como un guiño a la colonización de Inglaterra por los celtas. Sea como fuere, es una experiencia psíquica regresiva que nos mancha a todos las manos de sangre, concretamente en el escalofriante escenario final.

Leer Relatos Espectrales ha supuesto entender a Lovecraft en muchas de sus variantes. Le he podido disfrutar desde la ficción cósmica, el relato gótico, el terror sobrenatural o desde los miedos más arcaicos del ser humano. También me he acercado a su mitología propia y he entendido alguna de las características que le definen a la hora de escribir. Me parece un libro perfecto, con sus notas explicativas, para adentrarse en el universo "lovecraftiano" y emprender un viaje de ida sin vuelta, porque Lovecraft siempre es un viaje sin retorno: no puedes parar de leerle. La única pega que tengo con esta edición de Vicens Vives, es que algunas imágenes me han descubierto la resolución de las historias. Quizás esto era algo previsible y a otros lectores no les entorpece en la lectura, pero en mi caso, ha sido molesto.

¿Volvería a leer algo de Lovecraft? Claro que sí. El próximo libro que me gustaría leer es En las montañas de la locura. Y como he dicho anteriormente, va a ser difícil dejar de leer a este autor. 

Otras reseñas de Vicens Vives:

🔖 Canción de Navidad.
🔖 Leyendas y Rimas.
🔖 El Gato Negro y otros Cuentos de Horror.
🔖 La Ratonera.
🔖 Madame Bovary.

¿Dónde están los fans de Lovecraft? ¡Que levanten la mano, por favor!



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...