jueves, 25 de mayo de 2017

¿Por qué leer ficción histórica?

Buenos días queridos reyes y reinas, hoy tenemos una publicación muy especial. Por un lado, estoy participando en el booktour El Alano, y por otro, os traigo un nuevo post dentro de la sección La Reina Curiosa. La peculiaridad de este artículo es que no está redactado del todo por mí, sino que cuento con la colaboración del escritor José Zoilo Hernández

José Zoilo, escritor, como podéis ver en la imagen, de El Alano. Las Cenizas de Hispania I (aquí), hoy responderá a la siguiente pregunta.

 

En primer lugar, quiero agradecer a La Reina Lectora este espacio que me ha cedido en su magnífico blog en el marco del Booktour que organiza para mi primera novela: El Alano. Las cenizas de Hispania, I para hablaros sobre uno de mis temas favoritos. Así como la interesante -a la par de difícil- cuestión que me ha planteado.



Sí, me encanta la novela histórica, y me encanta prácticamente desde que tengo uso de razón. ¿Por qué? Es una pregunta a la que no me resulta sencillo contestar, por lo evidente que es para mí: forma parte de mi identidad, de mi idiosincrasia. Por ello, escribir el siguiente post me va a costar más de lo que había pensado, pues tendré que analizar las razones por las que me resisto a abandonar la sección dedicada a la novela histórica de cualquier librería que visito, y la alquimia que consigue que cierre el libro que finalmente he escogido con un suspiro de satisfacción.

¡Vamos a intentarlo!

Una novela histórica... ¿Y por qué no fantasía? También disfruto con una buena novela fantástica; en algunos casos, el worldbuilding creado por sus autores es tan rico, tan coherente y bien construido, que podemos entender su propia lógica, por ajena que esta resulte a la realidad; la percibimos mientras leemos, y no deja cabos sueltos. Pero las novelas históricas tienen algo que, a mi entender, no pueden aportar aquellas ambientadas en mundos imaginarios: nos hablan de nuestro propio pasado.



¿Qué permite que en una novela ambientada en un determinado período histórico tengamos esa misma sensación de pulcritud y coherencia, de que todo encaja en su lugar? Pues el importantísimo trabajo de documentación previa que es necesario realizar. En mi caso, tardé el mismo tiempo en documentarme sobre la época en cuestión (y eso que no me resultaba ajena, ni mucho menos), que en escribir los tres libros (más de 1000 páginas de word) que componen Las cenizas de Hispania: un año. Un año entero en el que disfruté casi tanto como en el que estuve escribiendo. Un año en el que, en cada viaje que realizaba, trataba de incluir una visita a los escenarios que quería reflejar en las novelas. Nunca antes había tenido que solicitar tantos libros descatalogados o “raros” en las librerías de mi ciudad. En este tiempo, tienes que poder hacerte a la idea de cómo sería la vida en la época que has elegido: no solo el aspecto de sus ciudades, de sus campos, de sus casas y de sus gentes, sino también sus comportamientos, sus miedos, sus esperanzas. 


Personalmente, si alguna vez escribiese una obra también me gustaría visitar los escenarios que voy a recrear (si estos existen). Además, sería la parte que más disfrutaría. Y aunque a veces es necesario acudir a libros para documentarse, intentaría extraer la mayor información posible "in situ", ya sea por medio de los habitantes del lugar o por lo que me transmiten sus estructuras. Recapitulando: una buena novela histórica debería tener un contexto histórico real y bien documentado.

¿Y qué hacer con todo ello una vez has revisado por uno y otro lado y ya posees toda la información necesaria? ¿Un libro de historia? NO. Más difícil todavía: llega por fin el momento en el que fundir los conocimientos de la época con la historia “de ficción” que quieres mostrar, algo que no resulta tan sencillo como pudiera parecer. El primer objetivo debe ser crear una novela atractiva al lector, que enganche, que posea intriga, acción y emoción. Y, siendo justos, para la mayoría de la gente eso no lo ofrece un libro de historia: debemos encontrar el “número áureo” que permita transformar este mundo teórico, repleto de datos, en una historia que sintamos real, con unos personajes con los que podamos empatizar mientras les ocurren cosas extraordinarias, pero posibles. Hay que mostrar, más que contar, y hallar el equilibrio preciso para que todo fluya sin abrumar con datos al lector. Una de las mayores satisfacciones que he encontrado es que me comenten, tras haber leído “El Alano”, que ha despertado su curiosidad por conocer con mayor profundidad la época en la que transcurre, o que han aprendido cosas interesantes sin apenas ser conscientes de ello.


Cuidar la credibilidad.

Hablo por mí, pero otros apasionados de la novela histórica también me lo han comentado: tendemos a ser extremadamente exigentes en nuestras lecturas, y podemos desilusionarnos cuando encontramos algún error histórico de consideración en la ambientación o la trama que reste credibilidad al conjunto del texto. En este artículo de mi blog tienes un resumen de las diez categorías principales de errores a evitar, cuando escribes novela histórica. 


¿Qué debe tener una novela histórica?

Pues me temo que esta pregunta puede tener tantas respuestas como lectores. Incluso a la misma persona puede apetecerle más un tipo u otro de lectura según conecte con su momento vital. Acción a raudales, batallas épicas, amores imposibles, o una descripción reposada de la vida cotidiana o los retos a los que se enfrentaban en una época concreta; todos pueden ser elementos a mezclar en cantidades variables en función de la historia que persigamos construir, o que nos apetezca disfrutar.

Un aspecto fundamental, como en toda novela, son los personajes: carismáticos, complejos, “reales”. Y me temo que en el caso de la ficción histórica debemos añadir aun un requisito más: su comportamiento, valores y fisonomía deben ser coherentes con la época. Y, a pesar de que su código ético incluya aspectos que hoy en día nos resultan intolerables, no podemos cometer el error de trasladar nuestros propios principios a los protagonistas, ni juzgar el pasado con los ojos del presente. Conseguir que, a pesar de todo, podamos empatizar con esos hombres y mujeres, conocer por qué reían y lloraban, qué ambicionaban y qué temores albergaban, cómo amaban... es un trabajo digno para el lucimiento de un buen “psicólogo histórico”.
Y, por último, la nota histórica. Debo confesar que comienzo cualquier novela por esta parte. Sí, por el final; es una manía que tengo desde hace muchos años. Cuando una novela histórica no tiene este apartado, mi probabilidad de enamorarme de ella al primer vistazo disminuye sensiblemente. ¿Por qué? ¿Qué nos aporta la nota histórica para que sea tan importante? Desde mi punto de vista, es el arnés en el que se soporta el peso de toda la novela. En ella, debemos encontrar una aclaración de qué partes son basadas en la realidad y cuáles totalmente ficticias, la explicación a las decisiones que se han tomado dentro del marco histórico, e incluso las pequeñas licencias que el autor se haya tomado. 


Si quieres saber cuáles son mis novelas históricas favoritas, te invito a visitar mi blog, Letras con historia. Estoy empezando a realizar una serie de artículos en los que hablo de los autores y autoras que considero imprescindibles junto a sus novelas más emblemáticas.



Para terminar, una frase que muestra el escritor Fran Zabaleta en su Twitter y que me encanta: "Enganchado  a la novela histórica hasta las trancas; chapeau."

Vuelve a estar La Reina al aparato. Como veis, José no sólo es un apasionado de la historia, sino también un escritor que ha sabido combinar el corazón y la cabeza para crear una obra coherente y a la vez, sorprendente. A mí, tras este maravilloso artículo, sólo me queda felicitarle y animaros a todos vosotros a que leáis su primera novela histórica: El Alano. Las Cenizas de Hispania I. Esta pronto irá seguida por su continuación: Niebla y Acero. Las Cenizas de Hispania II. Además, en lo que dura el booktour podéis aprovechar esta oferta que el autor ha puesto para nosotros:

¡Gracias José, y gracias a todos vosotros por leernos! Sería de gran ayuda para el autor que compartieseis esta publicación.
¡Os espero en los comentarios!

12 comentarios:

  1. Hola!! con la lectura el El Alano estoy y, por mi parte, decir que me gusta el género de la ficción histórica, si bien tiene un cosiderable trabajo detrás, sobretodo dejar lo real y lo imaginario bien enlazados para que no se note donde acaba uno y empieza lo otro. Algo que me ha gustado especialmente de lo que comenta el escritor, es el tema de dejar a los personajes en su época. Si algo se hacía antiguamente y ahora no por lo que sea (desuso, se considera delito, etc...) pues hay que rescatarlo y ponerlo en su contexto, al igual que los lectores debemos entender que así es como se hacían las cosas en esa época. Muy buen post, yo sigo con la lectura del libro 👏👏👏💜💜💜. Besos!!!

    ResponderEliminar
  2. Que post! me ha encantado, tráenos más así. ^^.

    Pues yo antes era más reacia a la novela histórica, pero últimamente me pica más el gusanillo. De hecho tengo varias pendientes. Esta en concreto no la conocía, pero me la apunto.

    Besos,

    Bibiana.

    ResponderEliminar
  3. Al decir que se ha informado ha sido ya amor jaja, como comente por el grupo hay histórica que dan ganas de tirarle al autor un libro de historia de primaria al autor jajja (bueno no con esas palabras jaja)
    He de decir que soy reacia porque algunos libros parecen más documentos para clase que historias en sí
    Coincido mucho con la credibilidad y en ese tipo de literatura tiene mucho poder a la hora de amar u odiar el libro.
    Lo del código ético es algo que he comentado muchas veces, y es muy cierto, por ejemplo el machismos de esas épocas (y diré que también actual) no puedes cambiarlo en un libro histórico, porque así era la época
    Después de leer esto me ha dado curiosidad por el libro y puede que algún día caiga
    un beso

    ResponderEliminar
  4. ¡Holaaaaaaaaaaa!

    Ay, me encantan tus razones, sobre todo porque a mí me gustaba mucho leer novela histórica hace unos años, aunque usualmente ha quedado un poco de lado por otro gustos, pero no dudo en volver a levantar un libro de ficción histórica y ponerme a leer :DD

    Nea.

    ResponderEliminar
  5. Pedazo entrada, me ha encantado!! Y mira que el género se me resiste, pero Alteza, lo cuenta vuesa mercë de una manera...jeje.

    Un besazo enorme!!!

    ResponderEliminar
  6. Me encanta cómo presentas las entradas, cómo cuidas cada detalle con mimo y cómo nos sorprendes cada vez. Un placer leerte, Majestad. En cuanto a la novela, ya sabes que a mí me tiene totalmente conquistada. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Hola hola 😃

    Que pasada de entrada. Ahora sí que me dan ganas de leerlo.

    Gracias, como siempre, increíble.

    Besazos

    ResponderEliminar
  8. Hola linda!
    Creo que nunca leí el género, ahora me prendiste la curiosidad de saber más, creo que no estoy muy segura de si algunos libros que leí entran o no :o pero me encantó como explayaste la entrada *-* un beso enorme y espero que nos leamos seguido♥

    ResponderEliminar
  9. He leído El alano, y puedo asegurar que no solo es interesante sino apasionante, y que la recreación histórica que hace es impecable.
    Lo recomiendo a cualquiera que desee acercarse a la literatura histórica, a los que ya son amantes de ella y a quienes simplemente busquen una historia que te enganche y con la que disfrutar.

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola, reina entre las reinas! Qué lindo que te dejaste caer por mi blog. ¿El tuyo? Todo un hallazgo encontrar el tesoro del mapa. Más interesante cada vez. Estrechas lazos entre escritor y lector; por citar solo un eslabón de la cadena. Con tu permiso, si hay sitio libre me quedo por aquí, sigo explorando tus dominios. Previamente compré el traje. Aventurera, sí, voy vestida para la ocasión. Abrazos, preciosa.

    Mari Carmen C.

    ResponderEliminar

Me encanta leerte. Aquí puedes expresarte con total libertad. Además, te echo una mano para que decores el comentario como te apetezca (copia y pega):

/ ❤ / ▲ / ♫ / ★ / ℂ / ✔ / ☀ / ✉ / ♦ / ⚡ / ☕ / ✿ / ❄ / ♡ / ☮ / ツ / ✌

✍(◔◡◔) / ♥‿♥ / (ɔ◔‿◔)ɔ ♥ / \ (•◡•) / / ♬♪♫ ヾ(*・。・)ノ ♬♪♫ / (ง︡'-'︠)ง

Escribir en negrita: (b) texto (/b). Escribir en cursiva: (i)texto(/i). *Recuerda sustituir ( ) por < >

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...